viernes, 10 de agosto de 2012

Me cansé del Jardín Zen... Adivinida en qué lo convertí


Me gustan los jardines zen pero a la hora de limpiarlos son muy poco prácticos. Toda la arena se sale cuando limpias el polvo alrededor, y, ni que decir tiene, que es prácticamente imposible limpiar la  que se va depositando sobre la arena .

Por ello, después de tenerlos varios años, y tras decidir cambiar la decoración de la habitación donde los tenía , pensé que era hora de hacer un trabajo de reciclado.

Se me ocurrió que podían ser unos magníficos marcos de fotos para colgar en la pared de mi salón.

 También aproveché algunas de las figuritas que me salieron en la sorpresa del Roscón de Reyes ( la bruja y la ranita) y un gnomo que tenía por ahí olvidado porque siempre se caía donde lo tenía colgado.

 Con barro, mis manos y una buena pintura, este fué el resultado.








   


El hada, al igual que el árbol, setas, cascada y rocas están hechas por mí en barro, pintado con acrílicos y barnizado. 
 







Aquí os muestro la otra base de jardín zen que me queda por hacer. Todavía estoy pensando cómo adornarla para que tengan la misma temática pero con ornamentación diferente... Tal vez un unicornio...




La fotos están tapadas para preservar la intimidad de las personas que aparecen en ellas.

Siento haberos tenido abandonados tanto tiempo, en mi próximo enlace entendereis por qué... 

A finales de la semana que viene, espero poder publicar mi próximo enlace, " Un mirador en la luna" y no va "de farol", será un mirador tan real que parecerá que desde la luna estamos viendo la tierra, incluso cuando las luces de la habitación estén apagadas.


                                           NO OS LO PERDAIS.

                                           ¡HASTA PRONTO!

2 comentarios:

  1. Precioso. Muy bien aprovechado el jardín.

    ResponderEliminar
  2. Que chulo te ha quedado :) Eres toda una artista!!!!!!!!

    ResponderEliminar